Sumido en la pobreza y el abandono, desmovilizado del M-19 en Timaná clama por ayuda

0
Compartir:

Jairo Leiva, fue combatiente en las filas del movimiento guerrillero de Antonio Navarro, Gustavo Petro, Carlos Pizarro, Oti Patiño, Evert Bustamante y Marcos Chalitas.

Por: Hector Fabio Muñoz Figueroa.

El paso de los años le está cobrando cuenta a Jairo Leiva, un ex -militante de la guerrilla del Movimiento 19 de Abril que a comienzos de la década de los 90´s, y tras uno de los acuerdos de paz, suscritos entre grupos armados al margen de la Ley y el gobierno nacional le dieron forma a la idea de cambiar las balas por votos.

Arrimado en una casucha ajena, que en cualquier momento se puede venir abajo por estar construida en una zona inestable, se encuentra Jairo Leiva un hombre entrado en años que en épocas de conflicto y con la idea de lucha por un país mejor empuño armas y se enfrentó al establecimiento.

El exguerrillero pide ayuda urgente, contacto: 3125419854

Jairo “el Burro”, como sus amigos le llaman, decidió hacer una apuesta por la paz, esa que tanto se pregona ahora pero que por tanta injusticia y corrupción para él son solo un instrumento que no cambiara las cosas fundamentales, si el modelo político y económico que sustenta el poder en el país no cambia de fondo.

Jairo, padre de dos hijas adolescentes y abandonado por su esposa, que se cansó de esperar ver hechas realidad las promesas de un país que los sacó del monte para matarlos de hambre, llevan más de 25 años esperando que ese estado social de derecho se acuerde que él también tiene derechos.

Su situación es muy difícil, y aunque es operario de maquinaria pesada arte que aprendió antes de entrar a la guerrilla más idealista del país, no le ha servido para ganarse el sustento y mucho menos darle una vida digna a su familia.

Lleva muchos años viviendo de la caridad, esperando que los políticos en el poder le cumplan la promesa que cada cuatro años le hacen de darle casa y trabajo a cambio del voto.

Cansado, viejo y sin fuerzas, asegura que en ocasiones grupos armados, combos delincuenciales y hasta personajes oscuros vestidos de dignos, le han invitado a tomar armas para volver a la guerra, pero su deseo de no morir de un tiro por cuenta ajena, pese a las necesidades, lo han detenido en la idea de seguir peleando con violencia.

Desde una cafetería, o desde las bancas del parque de Timaná donde diariamente permanece a la espera de alguna “caridad o aventón” como llama, sigue esperando que desde la alcaldía, la gobernación o alguna empresa, le prodiguen un pasar digno y que al menos se le cumpla la promesa de insertarlo en algún programa como el SISBEN, o Colombia Mayor, porque el hambre y la pobreza lo están matando por dentro ante la mirada burlona de quienes lo engañan con promesas politiqueras.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here