Primero el Partido…

Compartir:

Primero el Partido…

Por: Erickson Julián Castro Sierra

Docente.

 

Al analizar los programas de cada uno de los partidos políticos en Colombia, sus posturas y objetivos, no cabe duda que muchos de ellos en la teoría defienden los intereses de los pueblos, ¿pero entonces que sucede en la práctica?

Al leer las plataformas políticas e ideológicas de las organizaciones y movimientos políticos, nace la siguiente pregunta, ¿realmente los partidos políticos en Colombia legislan para defender al pueblo?

La respuesta sería que los partidos nacen buenos, pero algunos de sus dirigentes los dañan, siendo sus militantes, concejales, diputados y congresistas, quienes asumen credenciales a nombre de los partidos pero sin ningún sustento ideológico y mucho menos coherencia programática, es decir desconocen sus propios estatutos, programas, plataforma y si lo conocen su accionar no es coherente porque actúan pensando en intereses particulares y no colectivos, falta a la ética política y que deberían de ser expulsados de sus senos ideológicos, pero los partidos se han convertido en máquinas para dar avales  sin importar las posturas de sus candidatos, llegando a representar a los partidos y elevando cifras estadísticas pero sin ningún sustento ideológico, por ende tenemos dirigentes que no actúan políticamente sino visceralmente, atentando con los principios de los partidos y obviamente aniquilando la esperanza de los pueblos.

Las ansias de burocracia y de poder dominan a los líderes de los partidos, haciendo alianzas incoherentes, antiéticas, carentes de ideología, y sobre todo alimentando el desprestigio de la política en Colombia.

Las fuerzas políticas de derecha que hegemónicamente han dominado nuestro país, nos han enseñado que la cultura política esta cimentada en las relaciones de favores, prebendas y clientelismo, la izquierda colombiana desafortunadamente está cayendo en estas prácticas politiqueras (afortunadamente no son todas las expresiones),  que se observa en sindicatos y espacios democráticos, nuestro llamado es a rescatar la dinámica de las colectividades desde las bases, es decir que el pueblo sea quien dirija sus destinos y no los caudillos que direccionan los partidos y de antemano al pueblo, por ello se hace un llamado urgente al pueblo colombiano para que exijamos coherencia y respeto a nuestros dirigentes y voceros para que sean consecuentes a los principios de los partidos, y de no ser así nunca jamás respaldar a esos partidos y sus líderes, porque como dijo Lenin, Primero el partido.

About The Author

Related posts

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x Close

Like Us On Facebook