Preocupación en Timaná tras petición de la Procuraduría.

Gran preocupación ha generado en Timaná la petición hecha al alcalde Wilson Díaz por parte de la Procuraduría General de la Nación, de que se declare calamidad pública al no haberse presentado alguna solución frente al riesgo inminente que corre la población por la falla geológica de inmensas proporciones que inició en la vereda Tobo y que a su paso, arrazó con hectáreas de fincas y viviendas.

Según se conoció el movimiento de tierra continúa y  las acciones de mitogación han sido nulas, no solo para reparar a las familias afectadas, sino a las residentes de la zona urbana que correrían un inmimente riesgo al continuar el desprendimiento de suelo.

Guillermo Medina fue el ciudadano que revivió ante la procuraduría este caso, que estaba prácticamente en el olvido por parte de las autoridades, quienes dejaron de emitir información a los afectados respecto a los procesos de apoyo o restituciónn, como también la posible reubicación de las familias residentes en la carrera  primera y segunda de Timaná quienes serían los mas serios afectados.

Entre tanto la comunidad muy preocupada, espera que otras instancias distintas a las locales asuman el proceso como tal, ya que a nivel municipal poco o nada se ha avanzado al respecto. A la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, se solicitó el diseño de un plan de acción específico para la atención a la población rural y urbana afectada.