OPINIÓN: UNA HISTORIA

0
Compartir:

Una Historia

Por: Erikson Julián Castro Sierra

Docente

Nació en una noche bajo la luz de la luna, las estrellas contemplaban aquella faena donde un beso avalaba el inicio de una historia llena de amor y de ternura, recuerdo que era un 8 de diciembre.

No faltaron los tropiezos, los obstáculos y las lágrimas, y ese amor fue creciendo, Dios los rodeo de alegría y bendición, y las luchas fueron mayores, malos deseos, calumnias, mentiras, envidias y tormentos de personas ajenas se dirigieron hacia ellos, la tormenta y la tempestad de esa humanidad llena de maldad dieron paso a todo tipo de destrucción, pero ellos continuaban aferrados al amor, ese que todo resiste y le es posible.

Las esperanzas a la luz de los sueños alimentaban las fuerzas, aunque parecía todo perdido, pues llegaron las decepciones y desilusiones, las peleas y confrontaciones, planteamientos antagónicos de aquella pareja que le daban cabida al desánimo, ya había un desgaste que determinaron llegar a unos mínimos acuerdos, donde insistían a resistir y persistir, aun en las peores condiciones, desconfianza en la palabra, desesperación al no ver cambios significativos que ayudara a fortalecer los sueños de amor, y un resto de cosas de incumplimiento que  no permitían avanzar hacia la consolidación de la esperanza.

Pidieron tiempo para reflexionar, pensar y meditar, pero aun las fuerzas estaban amparadas en soñar con un nuevo amanecer en donde el jardín volviera a florecer, paso el tiempo y todo estaba finiquitado para romper, en hacer trizas los proyectos de un final feliz, donde el perdón y la reconciliación debía hacerse entre dos, el dialogo y la voluntad para cerrar heridas, eso era vital, elegir el amor y no la guerra, era la solución…

Allí va la historia y Colombia decidirá, esa pareja es la implementación de los acuerdos, el final luego lo sabremos, pues el tiempo lo dirá, pero anhelo en alma, que esta historia tenga un final feliz, aunque ya me enteré que hay muchos que le apuestan a la ruptura total y definitiva, aun guardo la esperanza que seamos más los que creemos en algo distinto, en un cambio, si soy un soñador y creo en el amor, en la reconciliación y la armonía colectiva, TE AMO.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here