OPINIÓN: El sol de una noche…

0
Compartir:

 

El sol de una noche…

Por: Erikson Julián Castro Sierra

Docente

Aquel muchacho que pisaba su juventud y caminaba en medio del cemento de la ciudad, sonría siempre al ver sus amigos esperando un saludo enérgico como sus ideas de transformación, en su corazón empezaba a despertar la llama ardiente del amor hacia una mujer, a pesar de la distancia de miles de kilómetros donde se encontraba su amada, él le escribía cartas en las hojas de su cuaderno de física, español, trigonometría, eso no importaba, aunque creo que nunca se las envió.

Apasionado por su liderazgo hacia un cambio social, siempre manifestaba que los pioneros de sus ideas eran los niños para construirle un nuevo país, nunca se desanimó a seguir esos sueños, aunque muchas veces le gritaran y cuestionaran por sus inclinaciones ideológicas, se mantuvo aferrado a sus convicciones que a pesar de sus escasos diez y seis, ya se proyectaba como un gran líder social, fue golpeado por las fuerzas que reprimían esos pensamientos en aquella ciudad, amenazado por sus ideales sociales, perseguido por esos discursos que hoy siguen en vigencia, donde expresaba que, “era necesario que los explotados y pobres se unieran para poder comer, vestir y tener techo, pero sobre todo dignidad”, en donde sus exigencias plasmadas en carteles diseñado por sus manos escribía, “¿Qué ganamos para la paz, obligando a los jóvenes a la guerra?”, y su siempre optimismo de juventud por construir un mundo nuevo, no solo para sus padres y hermanos, sino para todos, tanto a quienes lo apoyaron como aquellos que lo condenaron a la muerte.

Ese fue Nicolás, un hombre que soñó, pero la guerra se lo llevo para siempre, no sabemos dónde está, tan solo sé que las balas que no querían que esos sueños se cristalizaran lo alcanzaron.

Él nació en una tormenta en el sol de una noche y hoy llena las estrellas con gotas de roció que cada mañana caen llenas de paz para Colombia….

Dedicado a todos los caídos en esta guerra (soldados, policías, niños, jóvenes, campesinos, líderes sociales, indígenas, sindicalistas, defensores de derechos humanos, pensadores críticos, madres, padres, hijos, amigos, todos ellos colombianos).

Anhelando que algún día no tan lejano, pensar diferente no sea sinónimo de muerte.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here