-OPINIÓN: A propósito del 8 de marzo-

0
Compartir:

 

A propósito del 8 de marzo.

Por: Yuly Tatiana Unas Herrera

Docente.

2017 y los feminicidios continúan, las violaciones continúan, los maltratos continúan, las desigualdades salariales por los mismos trabajos continúan …

2017 y hay quienes todavía se creen dueños de nuestros cuerpos, los mismos que “piropean” en la calle y se les van sus obscenas  miradas ante nuestras siluetas, los mismos que  llevan flores y serenatas para halagar o pedir perdón luego de una violenta golpiza, los mismos que aún nos creen objeto de decoración del hogar, los mismos doble moralistas que dicen que a la mujer hay que respetarla y alzan sus manos contra nosotras, con los mismos chistes sexistas, con los mismos comentarios como “no sea tan niña”, “ay tan mujercita” , “se lo buscó, mire como andaba vestida”…

2017 y a pesar de la lucha de muchas de nuestras hermanas aún hay quienes arrojan ácido a nuestras caras, a nuestras vidas, a nuestras ideas, a nuestras palabras y luego un 8 de marzo dicen: “feliz día mujeres”.

Los mismos que creen que sólo podemos cocinar, o maquillarnos, o vestirnos de rosado, o simplemente llenarnos de flores porque somos tan delicadas como ellas. Pues no, la situación no es así, muchas de nosotras no queremos flores porque las preferimos vivas en el jardín, y muchas de nosotras no somos delicadas y no queremos serlo, preferimos ser estas mujeres orgullosas de sus ovarios, de su delgadez, o de sus carnes curvilíneas, de estos cabellos desordenados, de esta boca lista para besar, amar o madrear.

Nosotras queremos y exigimos ser respetadas y exigimos la equidad; nuestras diferencias biológicas son evidentes, pero nuestros derechos deben ser los mismos, las mujeres seguiremos alzando nuestras voces, seguiremos enlazando manos de cooperación, aunque nos digan complicadas, aunque nos digan locas, solteronas, mal folladas, histéricas o brujas… así que no queremos flores, queremos que caminen junto con nosotras todos los días  para trabajar por una sociedad incluyente, respetuosa, donde los derechos no se tengan que mendigar,  donde podamos caminar tranquilas por las calles sin sentir miedo y junto a ustedes podamos construir este sueño de un pueblo hecho para las niñas, niños, hijas, hermanas, mujeres y hombres, este sueño de una Colombia dignificada.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here