OPINIÓN: Ni paro, Ni plantones…, Ni peajes, Ni huevones…

0
Compartir:

 

Ni paro, Ni plantones…, Ni peajes, Ni huevones…

Por: Miguel Antonio Parra Méndez

Cronista.

La historia del saqueo a los usuarios de la vía del Huila tiene un comienzo y un feliz trágico. Hace algunos años la vía Espinal – Neiva – San Agustín, aparecía por puntos significando, que estaba lista para mantenimiento. Años después, apareció sobre el croquis vial del Huila, una línea continua, figurando asfaltada. Después, a esa línea continua, se le sumo un ramal al Caquetá, dos ramales para el putumayo y dos más para Cauca y Nariño, y en los nuevos mapas, la vía no solo figuro, como una línea continua, sino como la salida al mar y a la selva, ya terminada y completamente asfaltada.

Los políticos en Bogotá, apelotardados no denunciaban el abandono de las vías en pésimo estado, para parecer amigos del gobierno, sus quejas en este sentido no se dejaban oír, se sumaban a las de los costeños que teniendo todo pavimentado a grito de burra, denunciaban que sus carreteras eran trochas de un verguero interminable.

Antioquia, Valle del Cauca y la costa, en una sola checa, al fin lograron mejorar su vía al mar, y los políticos del Huila todos enemistados entre sí, se sumaban en ramillete a las protestas por otros departamentos.

Se descubre Invias.

En realidad, el responsable de toda esta tragedia no es “Aliadas” que al fin y al cabo no pasó de ser una empresa farsante, con la misión de recoger billete a nombre de otros y pare de contar.

Aliadas en un trueque, en medio de la caña se cansó muy rápido de mantenerse como monaguillo, dejando claramente al descubierto, que Invias es el único responsable de tener peajes para recaudar fondos sin solucionar un problema de toda la vida nuestras vías.

Invias no sufre, tiene más hambre que dignidad, no le basta tumbar con los peajes que ha montado y contando con el sainete oficial afirma sin sonrojarse que, a más peajes, más obras, justificando con artimañas, que en realidad no son obras sino huecos y vías en total abandono.

En las reuniones con la dirigencia del Huila, que se quejaron del estado de las vías, Invias, pasaba de agache, tomándose fotos de amigos y compartiendo viandas, como si no fueran ellos los mismísimos responsables de nuestra desgracia, y hoy los diputados, en una reacción tardía, con pancartas en la Plaza de Bolívar en Bogotá, denuncian a Aliadas, una empresa fantasma que recaudo como testaferro, pero nadie denuncia a grito entero, que Invias, utiliza las concesiones, en los peajes, como un atraco oficial para robar sin que se note.

Tal vez por eso, mientras los diputados aprietan en Bogotá, el resto de opitas aflojamos donde más debiéramos estrujar, en el mismísimo peaje, donde más le duele a Invias, negándonos a pagar un servicio que no prestan, utilizando nuestros recursos de contribuyentes en el “ya voy toño”.

La protesta que más le duele a Invias no son plantones donde no pierden nada, ni los paros que afectan al resto, pero no a Invias; es en el no pago de peaje, por un servicio que no prestan y del que están empeñados a diario a recoger millonadas que no son para mejorar las vías, sino para engordar buches de una parranda de rémoras agazapados en una protesta que no los toca.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here