-OPINIÓN: El miedo a conocer la verdad-

0
Compartir:

 

El miedo a conocer la verdad.

Por: Erikson Julián Castro Sierra

Docente.

Luego de una confrontación armada, de una guerra tan prolongada, de décadas matándonos los unos a los otros, es inevitable no sentir dolor, pero mucho más saber que estamos cerca de pararla y algunos tratándola de prolongar, ¿Cuál será la intención de no parar la guerra?

Para algunos la continuidad de la guerra significa un discurso político, una ideología fascista, donde el poder se mantiene gracias al temor, hoy no cabe duda que la guerra hizo o hace parte de una política de estado o de gobiernos de turno, incrementar la guerra causó un elevado sentimiento patriótico, donde todos los problemas sociales y económicos eran causados por la guerrilla, se elevó el odio y el rencor, se escribieron páginas de la historia señalando un solo culpable, estigmatizando un actor armado y utilizándolo como cortina de humo ante las falencias estatales.

Esas imágenes y nuestra memoria hace reminiscencia a las atrocidades de una guerra que a muchos nos hicieron creer que solo había un actor armado que cometía errores, pero jamás nos relataron la historia desde la otra orilla, es decir, desde las víctimas,   desde los campesinos, y población civil que siempre estuvo en medio de las balas sin querer estar en ella, hoy hay relatos que quieren salir a la luz pública, pero algunos quieren impedirlo, pues ella es la verdad de una información manipulada, de una noticia que nos moldeo ideológicamente, de miles de guerrilleros que presentaron abatidos pero no lo eran (4382 casos confirmados por parte de la fiscalía en el año 2014 de falsos positivos) , de atentados y violaciones adjudicadas a una guerrilla (aún existen y creen millones de colombianos que el collar bomba fue puesto por las FARC), pero que en realidad no lo hicieron (como lo explicó la fiscalía en el año 2000), de presos inocentes (7500 presos políticos según la Fundación para la solidaridad y la defensa en el año 2015), de muertos por atreverse a denunciar atropellos sociales (117 líderes sociales asesinados año 2016 y que continua con 18 en el presente año) ; pero también quiere salir a luz pública la verdad de los errores militares y políticos que toda guerra siempre trae, guerrilla, militares, civiles y políticos directamente alimentaron una guerra con mentiras, engaños y falsedades, aportaron para el incremento de huérfanos, viudas, desplazados(En el caso de desplazados internos, Colombia encabeza la penosa lista con 6,9 millones de casos. Le siguen Siria, con 6,6 millones, e Irak, con 4,4 millones). y desaparecidos (110833 de acuerdo Registro Nacional de Desaparecidos, RND año 2015, muy seguramente sigue en aumento esta cifra, muchos no han reportado las personas desaparecidas), también amputados y enfermos mentales.

Mantener oculta la verdad significa, que militares, civiles y guerrilleros permanezcan en las cárceles encerrados sin conocer ni entender una guerra que nunca debió iniciarse, una guerra que pario odios y rencores, y que hoy tiene victimas sin justicia, familiares de víctimas exigiendo esclarecer los hechos, y millones de ciudadanos creyendo que hay un solo culpable, por ello la Jurisdicción Especial de Paz, busca reestablecer los derechos, impartir justicia a los crímenes de lesa humanidad, indultar los delitos que en concordancia a la verdad pueda emitirse, pero jamás  promueve la impunidad como algunos pregonan, tal vez son ellos quienes no  quiere admitir sus faltas y errores, además de reconocer su participación en la guerra, y se atreven a decir que es un atentado a la democracia, cuando en el presente régimen o estado social de derechos y bajo los gobiernos hegemónicos no ha habido ni democracia (exterminio de un partido político 5000 muertos de la UP)  y mucho menos justicia (1 de cada 10 casos no queda impune), hoy con la Jurisdicción Especial de Paz, garantiza que todos conozcamos la verdad y se resuelva los casos que produjo la guerra cometidos por todos sus actores no solo militares o guerrilleros también civiles, políticos y/o empresas u organizaciones, ¿quiénes le temen a la verdad?, y la respuesta es lógica, quienes no tienen la valentía de asumir su participación en la guerra y participaron desde otros escenarios alimentando masacres, desaparecidos y violaciones a los derechos humanos a través de sus investiduras o credenciales de poder.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here