-OPINIÓN: El ejemplo del Huila, Sí se puede-

0
Compartir:

El ejemplo del Huila, Sí se puede.

Por: Erikson Julián Castro Sierra

Docente.

 

Que alegría y animo da construir una Colombia distinta y mucho más cuando nuestro departamento asumió de manera ejemplar y categórica una posición realmente para exaltar, al abrir las puertas de la reconciliación a través de las festividades sampedrinas siendo el arte y la cultura el motor principal del tejido de la armonía social.

Que nuestro departamento del Huila dentro de sus fiestas centrales de patrimonio cultural, como es el festival y reinado nacional del bambuco, haya permitido integrar a una organización que le está apostando a la construcción de la paz, es fascinante, las FARC estuvieron en el marco de una actividad cultural e integrándose con la sociedad civil, eso es un mensaje importantísimo tanto para el departamento hacia la nación, como el de ese ex – grupo alzado en armas para la población colombiana.

No cabe duda que el HUILA y toda su gente han demostrado que si es posible convivir en medio de todas las diversidades y diferencias naturales de los seres humanos, y que gracias al folclore y el arte es posible tejer una Colombia incluyente, democrática y participativa, y aunque esa fuerza guerrillera hizo acciones que causaron dolor en cada uno de los 37 municipios del Huila, hoy la población opita está dispuesta a perdonar y curar las heridas de la guerra, no es olvidar y empezar de nuevo, es entender que la confrontación armada jamás va hacer el camino para el progreso y desarrollo de las comunidades y que es necesaria la reconciliación, es decir, ya de la guerra no queremos saber más, queremos como pueblo huilense, forjar la esperanza de construir una Colombia sin violencia armada y para ello es necesario perdonar y dar una oportunidad a nuestras familias olvidadas y abandonadas en medio de la indiferencia y la pobreza, quienes afrontaron la guerra diaria, la muerte, la miseria, la estigmatización y persecución de todos los actores armados.

Es decir, perdonar a quienes asesinaron nuestros hermanos, padres, primos, vecinos es fundamental, pero también saber que las balas no solo fueron disparadas por un solo bando, en esta guerra donde hubo errores de todos los bandos en confrontación (militares, policía, autodefensas y guerrilla) y se requiere que cada uno de los actores armados reconozcan sus errores y asuman sus responsabilidades ante la justicia, por ello lo de la JURISDICCIÓN ESPECIAL DE PAZ, escenario en donde no hay impunidad, sino una justicia especial para quienes cometieron delitos en medio de la confrontación armada, siendo los de lesa humanidad delitos no amnistiables, es decir que tendrán que ser castigados, siendo restringidos de la libertad entre 5 a 8 años quienes reconozcan la verdad, y quienes no serán sancionados entre 15 a 20 años de prisión (página 147 de los acuerdos).

Por ende, el HUILA hoy es ejemplo con toda su gente y le apuesta a una oportunidad de construir una Colombia distinta.

Finalmente, también hay que reconocer la voluntad de los excombatientes de las FARC, quienes hasta el momento han asumido un verdadero cambio para tejer la paz, sus muestras folclóricas y culturales en el departamento, alimentan la esperanza de una sana reconciliación.

Ahora, debemos apropiarnos de cada una de las páginas de los acuerdos para entender y conocer que no es una oportunidad para las FARC, sino para toda COLOMBIA.

El HUILA y su gente ejemplo de que sí se puede.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here