Las razones detrás de la renuncia de la secretaria de educación de Pitalito

0
Piedad Rocío Mosquera Vargas
Compartir:

 

Solo desarrolló sus labores durante dos semanas; la hoy ex funcionaria presentó renuncia a su cargo aduciendo problemas de salud.

Por: Gisela Hurtado Celis – @giselahcelis.

El año 2018 inició con algunos ajustes en el gabinete del alcalde de Pitalito Miguel Antonio Rico Rincón, quien culminó su segundo año de mandato posesionando a varios funcionarios para darle continuidad a su plan de desarrollo. Al finalizar diciembre los secretarios de educación, planeación, así como la gerente de empresas públicas y el jefe de la oficina de control interno juraron cumplir con sus deberes constitucionales y empezaron en medio de total expectativa su labor en el gobierno municipal.

Acto de posesión funcionarios de la alcaldía municipal.

Los nombramientos imprimieron un aire de confianza entre la comunidad, máxime si se recuerda que, durante el 2017, los ánimos estuvieron caldeados por varios escándalos protagonizados por quienes ocuparon algún cargo de relevancia al interior del gobierno municipal de turno. Algunos de los cuales giraron en torno a posibles hechos de corrupción como el que pudo haber motivado la salida de quien dirigió el instituto municipal de cultura, recreación y deporte Marly Moreno Parra, quien abandonó el cargo luego de generar las más movidas noticias sobre su desempeño, y el ex secretario de planeación Edgar Núñez hoy en la cárcel y aunque fue vinculado a un proceso judicial luego de salir de su cargo en la alcaldía, las presuntas irregularidades por él cometidas mientras se desempeñó en la casa de gobierno, tocaron la imagen del mandato municipal.

Piedad Rocío Mosquera Vargas

Esos giros hicieron que el alcalde Rico Rincón nombrara al ex alcalde de Pitalito Germán Calderón en la cartera de educación, ha sido el funcionario que más ha ocupado el cargo de alcalde encargado cuándo el titular debe ausentarse, y el que normalmente toma la vocería en momentos de beligerancia, por lo que se considera uno de los de mayor confianza para el mandatario laboyano. Con el nombramiento de Piedad Rocío Mosquera Vargas rectora de la institución educativa Humberto Muñoz Ordóñez, a Germán Calderón le entregaron la responsabilidad de la secretaría de planeación, que luego de la salida de Núñez Guzmán, tuvo otro profesional como encargado de dicha dependencia pero que duró solo unas semanas, José Antonio Salamanca Ordóñez no aguantó el continuo tropel generado por las muchas irregularidades que incluso fueron temas de discusión en el concejo municipal.

José Antonio Salamanca Ordóñez

Para evitar los encargos y sobre todo, para poder avanzar con más coherencia en la consolidación del plan de desarrollo municipal, en diciembre se protocolizó el arribo de la profesional Mosquera Vargas quien dejó momentáneamente su cargo como rectora de la otrora institución departamental y asumió con expectativa su nuevo rol. Pero ayer, y de forma inimaginada por el poco tiempo que se desempeñó en la secretaría de educación presentó su renuncia en medio del asombro de los mismos funcionarios de gabinete que se enteraron por los medios de comunicación sobre la intención de la funcionaria de abandonar el cargo.

Germán Calderón Calderón

¿Qué hay detrás de la salida de la funcionaria?

Esa es la pregunta que muchos se hacen pues no es bien visto que empezando el año académico donde Pitalito tiene descentralizada la educación, sea justamente la encargada de dicha dependencia la que se aparte de su cargo sin haberlo iniciado.

Versiones indican que la dama se aparta prematuramente del gabinete laboyano por problemas de salud hay algunas fuentes cercanas que indican que fue necesario el desarrollo de procedimientos médicos durante el fin de semana dado a inconvenientes que sería la causa de su renuncia.

Otras fuentes indican que la rectora, regresará esta misma semana al colegio donde se ha venido desempeñando los últimos años y que todo estaba siendo preparado al interior de la institución para que la profesional asumiera las riendas del lugar. Antes de posesionarse en su cargo como secretaria de educación, Piedad Rocío Mosquera Vargas, habría indicado que no aceptaría presiones de ningún tipo mientras se desempeñaba en dicha dependencia, por lo que su inesperada renuncia también pudo haber tenido relación con el poco entendimiento que durante sus dos semanas de labores se habría reflejado entre el alcalde y la académica a quien no le interesa según amigos cercanos, forjar su hoja de vida en medio de presiones que fueran en contravía de sus principios.

Así las cosas, al alcalde no le quedó otra opción más que aceptar la renuncia de la secretaría de educación que, enferma o no, refleja con su salida la evidente crisis de gabinete en momentos en que el tiempo se agota para realizar nombramientos por la denominada Ley de Garantías.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here