El salario mínimo en Colombia

0
Compartir:

 

 

Por: María Eugenia Herrera,  Abogada.

Desde el año 1945 fue constituido de manera legal el salario mínimo en Colombia, hasta la actualidad han surgido diferentes etapas en la historia de su evolución jurídica permitiendo que en cada una de las etapas históricas se establezcan parámetros diferentes para su cálculo. En la etapa de los años 1984 en adelante, se ha caracterizado por decretar un salario mínimo de acuerdo a los datos tenidos en cuenta por una Comisión permanente de concertación de políticas laborales y salariales, que está constituida por igual número de representantes del Gobierno, trabajadores y empresarios, y que a partir de la ley  278 de 1996, debe fijar dicho salario teniendo en cuenta:

  1. el índice de precios al consumidor (IPC),
  2. la meta de inflación fijada por el Banco de la República para el año siguiente,
  3. el incremento del Producto Interno Bruto (PIB)
  4. la contribución de los salarios al ingreso nacional
  5. la productividad de la economía.

Para asignar el valor de dicho salario mínimo se han establecido unos tiempos de concertación, fijación y la oportunidad de que la parte de dicha comisión que no esté de acuerdo podrá en un término de 48 horas después de la fijación para manifestar su inconformismo y antes del 30 de Diciembre dictar el decreto de aumento del salario de forma concertada, teniendo de todas manera el Gobierno nacional la potestad de establecerlo por decreto siguiendo los parámetros establecidos en la ley 278 de 1996 en caso tal como mayor primacía del dato de la inflación dictada por el DANE.

Para este año el incremento del salario mínimo ha suscitado gran controversia puesto que  para algunos sectores se han desconocido de tajo los principios y derechos fundamentales consagrados en el preámbulo de la Constitución Política de Colombia y que han sido ampliamente reconocidos en fallos de las altas cortes frente a los conceptos de salario mínimo, vital y móvil, y a los conceptos de dignidad y derecho al trabajo que también se consagran en los tratados internacionales ratificados por Colombia. Ya veremos el resultado de estas demandas públicas de inconstitucionalidad, de ser procedentes y llegar a buen término serían dos las opciones:

1. Que se fije el salario de acuerdo a la sentencia que se dicte.

2. Que se llame nuevamente a la mesa de concertación para que exista una nueva etapa en la que de manera mancomunada puedan las partes lograr fijar un salario mínimo acorde con las necesidades de los trabajadores.

De esto solo podrá conocerse en un tiempo prudencial, o tal vez nunca, como a ha ocurrido en previas demandas frente a las que el Consejo de Estado jamás se pronunció, la única realidad por el momento es que en Colombia se ha fijado un salario mínimo que nubla de incertidumbre a la clase menos favorecida y que deja muy mal parado al actual gobierno por la imposibilidad de lograr  una concertación real y efectiva en esta materia.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here