Dos hombres asesinados en Pitalito y Saladoblanco este fin de semana.

0
Compartir:

La intolerancia entre las personas, sigue siendo una de las principales causantes de fatales desenlaces familiares en la región sur huilense, así quedo comprobado el fin de semana anterior cuando en circunstancias que están siendo investigadas dos hombres, uno en Pitalito y otro en Saladoblanco, perdieron la vida de forma violenta.

Por: Hector Fabio Muñoz Figueroa.

El primer caso se registró la noche del pasado sábado cuando tras departir algunas copas en compañía de sus familiares José Luis Orjuela de 25 años de edad, murió tras recibir de manos al parecer de un familiar suyo Yeferson Bohada Muñoz de 36 años, una mortal puñalada a la altura del pecho. Los hechos sucedieron en una vivienda del Barrio La Pradera de Pitalito.

Versiones indican que en el desarrollo de una reunión, al parecer una de las hermanes del occiso sostenía una discusión con su esposo, situación que motivó a Orjuela intentar una mediación entre la pareja, situación que incomodó al presunto victimario, quien tras rechazar la acción conciliadora le propinó un puñetazo en el rostro; minutos después el infortunado joven salió del lugar y tras de él a bordo de un vehículo marca Chevrolet, su cuñado quien lo apuñaló y huyo del lugar, siendo capturado por la policía de Pitalito en cercanías al Batallón Magdalena.

El segundo hecho, se desarrolló la madrugada de este domingo en un establecimiento público de Salado Blanco donde Hector Julián Trujillo de 19 años de edad murió a manos de un hombre que le propino una herida mortal con arma blanca, versiones indican que un grupo de hombres se encontraban consumiendo licor, cuando Hector Julián Trujillo ingreso acompañado de sus amigos, con tan mala suerte que uno de sus compañeros tropezó de forma involuntaria contra la mesa de los hombres, lo que motivó insultos e intentos de agresión física entre ambos grupos. No bastaron las disculpas, ni el ofrecimiento de una nueva tanda de cerveza por parte de Trujillo a los agraviados para que uno de ellos, sin medir consecuencias, sacara de su pantalón un arma tipo puñal y lo hiriera mortalmente.

De inmediato, la víctima fue auxiliada  por sus compañeros quienes lo llevaron hasta el centro de salud local, pero por la gravedad de su herida fue remitido en ambulancia hasta el Hospital Departamental San Antonio de Pitalito donde llegó sin signos vitales.

Estos dos casos, enlutan a familias que no se explican cómo pese al espíritu conciliador de las víctimas, estas no fueron tratadas con la tolerancia necesaria y por el contrario sus vidas fueron arrebatadas por personas cuya reacción excede los niveles de la ira.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here