¿Y dónde queda la ética profesional docente?

Compartir:

¿Y dónde queda la ética profesional docente?

Erikson Julian Castro Sierra

Por: Erickson Julián Castro Sierra.

Docente.

Realmente es preocupante y raya en la vergüenza la actitud y comportamiento de algunos educadores que, por su falta de honestidad y ética, ponen en ridículo nuestra profesión docente. Es antiético e injusto tanto el que ofrece como el que obtiene fraudulentamente una ventaja ante los demás.

No puede ser posible que se repita la historia de algunos años atrás, cuando la corrupción por parte de algunos funcionarios filtró una información confidencial, que deslegitima el proceso de admisión a la carrera docente; siendo la publicación de cuadernillos de la aplicación del examen el pasado domingo 11 de diciembre, la prueba con la que se evidencia que se violaron los protocolos de seguridad antes, durante y después del examen.

Sin embargo, lo que debe llenar de mayor preocupación al gremio de los educadores, es ¿qué clase de docentes preparan las universidades para educar y formar a una sociedad que anhela una transformación hacia la paz con justicia social?, ¿qué oportunidades y garantías laborales dignas ofrece el Estado colombiano, para evitar que se juegue con la necesidad de los futuros profesionales de la educación? En todo caso, lo que se pone a la luz pública, es la decadencia de nuestra sociedad, donde los niños y jóvenes de este país quedan en las manos corruptas de altos funcionarios, que se aprovechan de algunos educadores desempleados, de educadores sin principios, carentes de una ética profesional y sobre todo sin conciencia de clase para forjar la esperanza de un mundo nuevo, es decir, la ola de docentes que avalan el popular refrán “del todo vale”, hacen que la dignidad del gremio de educadores sea ridiculizada y llevada a la humillación.

Afortunadamente no es la mayoría de educadores que opta por el camino de la corrupción, hay que reconocer que existen profesionales de la educación o quienes desean hacer parte de nuestro gremio magisterial por convicción y amor a la pedagogía, siendo ejemplos para nuestra sociedad, por su alta dedicación y responsabilidad profesional y por una conducta ética, que socialmente ningún gobierno de turno ha querido dignificar ante la sociedad colombiana.

Por tal razón, nuestro llamado como educadores y formadores de niños y niñas para construir una sociedad en paz con justicia social, es que en primer lugar, esas personas que cometieron fraude en la presentación del examen, reflexionen con gallardía sobre su actitud y con un alto valor civil  declinen de su aspiración a ingresar al magisterio; en segundo lugar, extenderles fraternalmente a las personas que son conocedoras de  estos procedimientos irregulares, tomar conciencia del papel que juegan en una sociedad que exige a gritos transformaciones en las prácticas sociales. No se puede ser cómplice de una desfachatez como esta, hay que denunciar ante las instancias competentes para ello, y por último solicitar a los organismos de control que se indague con profundidad la presente situación y, si es el caso, promover la anulación de la prueba, como hecho histórico que permita destapar la corrupción que se sospecha proviene desde el Ministerio de Educación Nacional.

Finalmente, hacemos un llamado a FECODE, y a cada una de las expresiones sindicales de base (ADIH) a tomar una actitud de rechazo y veeduría de las acciones que sean asumidas por las instituciones asignadas para ello.

Atentamente,

Maestros que Construyen Identidad Sindical

MACIS – HUILA

Pitalito, diciembre de 2016

About The Author

Related posts

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *