-Finaliza diplomado en Territorios, Conflictos y Agendas de Paz-

0
Compartir:

 

 

Grupo de Investigación Interdisciplinario In-SUR-Gentes de la Universidad Surcolombiana, lideró la iniciativa que permitió analizar la situación de paz del país.

 Por: Sirly Chimonja Córdoba

A lo largo de la historia colombiana, la violencia se ha instaurado como elemento principal en la negociación del conflicto, permeabilizando las esferas sociales, políticas y culturales de la nación. Colombia ha enfrentado diferentes episodios de violencia, y el conflicto armado es el recrudecimiento de la misma. Sus dinámicas han sido variadas y heterogéneas, sus causas diversas y su permanencia se encuentra en debate en la mesa de negociación de La Habana.

Foto 3

Actualmente, las negociaciones de paz en La Habana con la guerrilla de las FARC nos invitan a realizar una lectura sobre los orígenes, dinámicas y desarrollo del conflicto armado colombiano, permitiéndonos evaluar la incidencia de los procesos de paz en la población civil e identificar sus repercusiones en el desarrollo social, económico, cultural y político del país.

En Colombia, la paz se integró como un derecho en la constitución del 1991, siendo finalidad del estado y deber de obligatorio cumplimiento para todos y todas los y las ciudadanos (as), con ello, la paz es a su vez responsabilidad individual y autónoma, como social; por esta razón no se garantiza la paz a partir de acuerdos pactados entre actores del conflicto armado que hacen uso de la violencia para manifestar su inconformismo con la realidad del país.

Foto 2
Proceso desarrollado en Pitalito.

Por ello, el diplomado “Territorios, Conflictos y Agendas de paz”, orientado por el Grupo de Investigación Interdisciplinario In-SUR-Gentes de la Universidad Surcolombiana, planteó la necesidad de abordar las problemáticas políticas, sociales y los acuerdos de paz desde lo local, a partir de las voces de las comunidades, los movimientos, las organizaciones, desde su lugar y su relación con el significado existente en su contexto, considerando la importancia que tienen en la construcción de una cultura de paz.

Durante el proceso de formación, que tuvo una duración de 140 horas, se abordaron de manera histórica-crítica y se compartieron herramientas para la construcción participativa de conceptos amplios, encaminados a afrontar los desafíos de una cultura de paz estable y duradera, así como a identificar las implicaciones económicas, sociales, políticas y culturales de los acuerdos nacionales a nivel regional y local, en los escenarios inmediatos, donde la población civil asume y enfrenta las problemáticas sociales que se debaten en La Habana – Cuba, con el propósito de hacer de la paz un ejercicio cotidiano inherente a todo ser humano.

Los integrantes del diplomado de las tres sedes de la USCO,  asistieron a Neiva para establecer un plan de acción regional que permita formar un gran Movimiento Social por la Paz desde los territorios, en el que a través de estrategias de formación, organización, comunicación y acciones colectivas se pueda informar y sensibilizar a más ciudadanos que tienen un rol protagónico en un proceso de paz que ha estado marcado por la desinformación de los medios de comunicación masivos y los grupos económicos, pues pone en riesgo las claridades de los ciudadanos frente a cuál sería el mecanismo más efectivo para refrendar los acuerdos y la construcción de paces desde nuestros territorios.

 

Agradecimiento: Grupo de Investigación In-SUR-Gentes.

Contacto: grupoinvestigacioninsurgentes@gmail.com

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here