-Día del periodista, ejercicio cada vez más vulnerado-

0
Compartir:

 

Hoy 9 de febrero se conmemora en Colombia el día del periodista, esta es una de las labores más riesgosas y en esta ocasión, recuerda la memoria de Flor Alba Núñez Vargas.

Por: Gisela Hurtado Celis.

El 9 de febrero se conmemora el día del periodista en Colombia, una fecha que recuerda la labor de quienes hacen lo posible por enterar a las audiencias del acontecer diario. El 9 de febrero de 1791 comenzó a circular el semanario “Papel Periódico de Santafé de Bogotá” desde entonces, cada año esa misma fecha, celebra la labor de los periodistas en el territorio nacional.

Es un trabajo complicado, que demanda de muchas horas de preparación al día, para tratar los temas que los lectores, oyentes, televidentes, en fin, las audiencias requieren para hacerse a una idea de los hechos noticiosos más relevantes. Extenuantes jornadas de trabajo y la combinación de varios roles al interior de los medios, componen el día a día del periodista.

En regiones más provinciales como el Huila, la situación es aún más compleja dada la informalidad existente al interior de los medios de comunicación, figuras no contractuales han generado una especie de crisis que ha obligado a los comunicadores a realizar actividades complementarias dentro de los mismos medios de comunicación, para complementar sus ingresos mensuales.

A pesar de las vicisitudes propias del oficio, el comunicador y periodista de hoy, cuenta con una serie de herramientas que permite una mayor interacción con las fuentes y las audiencias, y ello, ha motivado también el arribo de nuevos escenarios más independientes desde donde se ejerce la tarea de informar.

Precisamente la era de la “Comunicación Digital” en la que nos encontramos, permite una inmediata interacción ante el uso de herramientas tecnológicas que logra informar a un indeterminado número de personas, al mismo tiempo.

Pulula en la red, la información y, esta dinámica se ve reflejada en el crecimiento de las páginas de internet que a diario publican cientos de noticias con diversidad de temas que satisface el interés de la ciudadanía.

Es una actividad más compleja de lo que algunos piensan, por informar o decir la verdad, esa verdad que reclaman todos, vetan, amenazan, atacan y asesinan periodistas callando con ello, la libertad de prensa que existe en este denominado Estado Social de Derecho.

En el Huila, los casos de periodistas asesinados más recordados ocurrieron en Pitalito, el 16 de abril de 1998 el educador y periodista laboyano Nelson Carvajal Carvajal, fue ultimado a la salida de la escuela donde cumplía labores de enseñanza. Nelson, tenía 37 años, era una figura fuerte del periodismo de la época, sus denuncias combatían los focos de corrupción muy crecientes en ese entonces en Pitalito. Han transcurrido casi 19 años y el crimen, sigue impune, nunca hubo justicia en este caso a pesar de lo mucho que sonó y de las reclamaciones de los periodistas quienes poco a poco fueron olvidando a Nelson y las penurias de este oficio. Pero, el 10 de septiembre de 2015, un disparo en la cabeza, acabó con una de las más prometedoras figuras del periodismo en el Huila, Flor Alba Núñez Vargas, también educadora como Nelson, e igual de apasionada en su ejercicio periodístico. A Flor, la mataron mientras ingresaba a la emisora donde hacia al medio día, un noticiero radial.

El crimen corrió vertiginosamente por el país y el mundo. Varios medios de comunicación internacionales, relataron lo ocurrido, Pitalito era noticia por el más atroz crimen de los últimos años. Fue allí donde de nuevo, los periodistas vieron la muerte de cerca, los temores, las angustias, la realidad del mundo que les tocó, sin que hasta el momento se tenga alguna claridad real de ese insuceso, rechazado por la dirigencia social, gremial, y por supuesto, por los periodistas y trabajadores de medios de comunicación del Huila.

La muerte de Flor Alba, puso al desnudo la realidad de esta profesión; develó la constante vulneración y los atropellos para los defensores de la verdad y dejó al descubierto, el interés de poderes incluso ocultos de permear en el periodismo y lo que, a través de éste, se pueda informar, generando un manto de temor entre muchos colegas.

El 9 de febrero de 2008 en el municipio de Algeciras, también fue muerto violentamente Manuel Arturo Macías Carrera, quien además de las labores de la comunicación, ejercía como concejal de la localidad, cuando tenía 38 años de edad.

Hoy, cuándo se recuerda la labor del periodista más que una celebración, es una conmemoración, sobre todo, en memoria de quienes ya partieron, como Nelson y Flor Alba, que tempranamente murieron y cuyos crímenes componen el largo listado de hechos impunes en Colombia. Periodistas de Neiva y Pitalito hoy reclamaran de la Fiscalía, mayor celeridad en el proceso de investigación para que se esclarezca el crimen de la siempre recordada Flor Alba, los hechos que rodearon su temprana y violenta muerte, así como el desarrollo del juicio que, contra una persona, se viene cumpliendo de forma interrumpida.

A pesar de este recordado capítulo lleno de dolor, hoy podemos decir, adelante periodistas, la verdad tarde o temprano sale a la luz y es el periodista quien enciende ese foco.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here