Derecho a un ambiente sano para las futuras generaciones.

0
Compartir:

 

 

German Augusto Vinasco Meneses.

Magister en Derecho Ambiental.

Bastante se habla en la actualidad de la problemática ambiental que atraviesa nuestro país, afirmaciones como “El Clima está Loco” son comúnmente escuchadas, pero olvidamos  que  los fenómenos naturales que se observan hoy, como los extremos y no usuales niveles de temperaturas, el descongelamiento de los nevados, las intensas temporadas de lluvias y fuertes veranos, los crecientes niveles de partículas nocivas en el aire, contaminación y sequías, entre otros, son las evidentes consecuencias generadas por el comportamiento indolente y desmedido con el medio ambiente.

Todos las personas tenemos derecho a un ambiente sano, hemos construido principios reguladores como el del Desarrollo Sostenible, que propugna permitiendo el uso debido, equitativo y consciente   de los recursos naturales para suplir las necesidades, garantizando que no sólo nuestra generación sea vea favorecida por el ambiente, sino que nuestros hijos y sus descendientes puedan disfrutar de los mismos beneficios que nosotros.

A pesar de ello el uso indebido de los recursos naturales   pone en vilo la seguridad ambiental y  el bienestar de las generaciones futuras, el consumo y destrucción masiva de los recursos naturales están dando sus primeras manifestaciones de agotamiento; Señores “El Clima No Está Loco”  todos los cambios climáticos y fenómenos naturales que se vienen presentando, son una consecuencia del daño  ocasionado al medio ambiente y esa es  la forma que tiene la naturaleza de hacernos entender que, de no existir un cambio en nuestro comportamiento, las consecuencias pueden ser mayores.

La conciencia ambiental va más allá de quejarnos por el clima, es tomar medidas inmediatas que nos ayuden a la recuperación del medio ambiente y prevenir más su deterioro, es hora de empezar cada uno por un cambio de comportamiento ambientalmente amigable.

La importancia de este principio y su relevancia para la conservación de los recursos naturales y su proyección al bienestar de las generaciones venideras, implica un estado de conciencia ambiental profunda y menos egoísta de las personas, comprendamos que todos somos responsables del deterioro de nuestro entorno.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here