Denuncian negligencia contra paciente accidentado en Guadalupe

0
Compartir:

 

Orlando Castaño Guzmán un ingeniero de sistemas de 41 años oriundo de Cundinamarca quien resultó herido en el accidente del bus de Líneas Verdes en la vereda La Planta de Guadalupe, se encuentra literalmente secuestrado en el Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo de Neiva.

Por: Hector Fabio Muñoz Figueroa – @hefamu1

Una difícil situación a raíz del accidente registrado hace varios días en inmediaciones del municipio de Guadalupe cuando un bus de transporte de pasajeros proveniente de la capital del País cayó a las aguas de la quebrada La Viciosa en donde resultó fallecido su conductor y 10 pasajeros heridos, viene padeciendo Orlando Castaño Guzmán, uno de los lesionados.

El hombre, quien reside en un municipio de Cundinamarca fue recluido en el Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo de Neiva, a donde ingresó con dos fracturas abiertas del fémur derecho, sin embargo, por la complejidad de las lesiones, se hizo necesario su traslado hacia Bogotá donde deberá ser sometido a cirugías.

Cuando sus familiares se aprestaban a realizar los tramites para el traslado, fueron enterados de la imposibilidad de hacerlo según les indicaron porque el Seguro Obligatorio de Accidentes de Transito SOAT se había “agotado” y no sería posible efectuar el cubrimiento de los gastos de la atención.

Allí comenzó el calvario para lograr su remisión, pues según indicaron se debió hacer contacto con la EPS Saludable de Cundinamarca a la que se encuentra afiliado el Ingeniero de Sistemas de 41 años.

Días después se logró que la Entidad Prestadora de Salud aceptará la solicitud y enviará la autorización para cubrir su atención en la capital del país donde deberá ser sometido a la intervención quirúrgica sin embargo las directivas del Hospital Departamental Hernando Moncaleano Perdomo negaron la salida del paciente según ellos, por que no existe un convenio con dicha EPS y eso no les garantizará el cubrimiento de los servicios prestados.

Desde ese entonces el paciente padre de dos niñas, a las que su esposa Catalina Andrea Vargas Bernal quien le contó el caso a La Voz de la Región, debió dejar al cuidado de parientes cercanos permanece en una especie de secuestro institucional y con su estado de salud en riesgo por las trabas administrativas para lograr su remisión a la capital del país.

Indicó que se han hecho peticiones a la Superintendencia Nacional de Salud y por varios medios a la EPS Saludable de Cundinamarca para que se destrabe el trámite, pero hasta ahora lo único que se ha obtenido es incrementar el riesgo de complicaciones en su estado de salud por la premura de la cirugía.

Pidieron a las autoridades atender de forma prioritaria el caso, investigar a las entidades responsables de la atención y aplicar los correctivos que terminen con la situación a la que califican como inaudita.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here