Calidad de vida en nuestra región

0
Compartir:

 

 

Cristian Fabián Pizzo Scalante

Ingeniero Civil

Esp. Ingeniería de Caminos

La realidad del cambio climático que hoy vivimos y sufrimos cada día, nos ha puesto a razonar sobre las acciones que hacemos para progresar, construir, crecer, producir, etc. Y es que en estos días, en donde el tiempo y las condiciones climáticas cambiantes y exageradas, están haciendo mañanas, días y tardes tan cálidas en Pitalito, aunque son provocadas por este grave fenómeno del Niño y por la larga sequía de éste intenso verano; también permiten reflexionar sobre el buen uso que estamos haciendo de nuestro planeta tierra.

Este último año 2015, se vivieron calores sin precedentes en Nueva York, tempestades de nieve en el norte de México y alertas por aire contaminado en Roma, Pekín y Nueva Delhi. Estamos en un mundo cambiante donde esta clase de noticias cada vez se ven más espectaculares por su magnitud, pero que se convierten en el panorama que nuestros hijos y nietos tienen como futuro.

Hoy en día obras como el Proyecto Hidroeléctrico EL QUIMBO, permiten entender y observar que cualquier avance en el progreso económico pueden afectar de manera exorbitante y directa a los habitantes de una región, generando cambios climáticos, desorden público, afectación a pequeñas economías y cambios estructurales en la vida de los pobladores.

Por eso es que proyectos de cualquier dimensión, siempre deben tener el concepto favorable de la comunidad, tener la viabilidad y favorabilidad de la población, con todo lo que signifique la comunicación, capacitación y socialización de los efectos favorables y desfavorables de su ejecución, y de cómo cambia la vida de una persona que viva en cualquier lugar. Y es que siempre debe primar la vida por encima de todo, en donde se mejore la calidad de vida y nunca afectarla o disminuirla.

Por eso desde este espacio tan importante, me permito alzar una voz en contra de más proyectos sin sentido de calidad de vida para las personas que vivimos en este nuestro pedacito de paraíso, no más proyectos hidroeléctricos como el que se empieza a escuchar denominado OPORAPA, no más al actuar lejano de instituciones gubernamentales como la ANLA entregando concesiones a estos proyectos sin socializaciones, sin comunicación, sin conocimiento comunitario y lo peor sin tener en cuenta los conceptos de nuestras Corporaciones Ambientales.

Es hora de que nuestro principal ideal sea la vida, en donde se respete la familia, el ser humano, la convivencia, la amistad; y todo esto en una región que para crecer, producir y desarrollarse, no necesite de transformar y consumir ecosistemas, explotar los ríos y cambiar drásticamente los ambientes.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here